Noticias

Este vídeo de osos en la nieve no es un canto a la persistencia: sólo un dron irresponsable

07/11/2018Rusia El confidencial
ShareShareShareShare

Los osos filmados por el dron (ViralHog / YouTube)

CLICK PARA IR A ELCONFIDENCIAL.COM

Sucedió el pasado 19 de junio en la remotísima región rusa de Magadán, pero no ha trascendido hasta convertirse en el último vídeo viral en que los internautas se reflejan para obtener sus lecciones de vida. Una mamá oso y su osezno tratan de subir una pendiente nevada.

Al primer visionado, el pequeño úrsido resbala y cae, una y otra vez, hasta que finalmente logra sobreponerse y llega a la cima junto a su madre.

Sin embargo, un vistazo más pausado a la grabación demuestra que, en un momento dado del vídeo, la cámara se acerca, mamá oso se pone nerviosa, mira al infinito y comienza a lanzar zarpazos, uno de los cuales asusta a su cría, que vuelve a descolgarse pared abajo. El único factor capaz de provocar esa reacción es el propio dron que graba la escena.

En Occidente, las posibles lecciones de superación son rápidamente sustituidas por ataques al dron y todo lo que representa. El vídeo, que fue subido a internet el pasado 2 de noviembre, se hizo extremadamente viral con el siguiente tuit, que a la hora de escribir este artículo ya acumulaba 158.000 retuits y 16 millones de visualizaciones.

Es difícil saber en qué condiciones se grabaron las imágenes o cómo de cerca estaba el dron, pero sí que existen evidencias sobre cómo esta especie reacciona ante la presencia de un vehículo aéreo no tripulado. Un estudio de 'Current Biology' en 2015 analizaba la respuesta de varios osos negros de Minnesotta —controlados mediante un dispositivo GPS que también controlaba otros factores como el ritmo cardiaco— a los vuelos de dron que estaban siendo empleados para determinar las poblaciones o controlar amenazas como la caza furtiva.

Resulta que los drones provocaban en estos osos un tremendo estrés que se manifestaba en aumentos de frecuencia cardíaca de hasta 123 pulsaciones por minuto, hasta superar las 160 cuando un dron se aproximaba. Incluso los osos en estado de hibernación se veían afectados por esto. El autor principal del estudio, Mark Ditmer, se ha sumado también al debate sobre los osos y el dron con un retuit a Martyn Obbard, otro experto en úrsidos que califica el incidente: "Esto es, simple y llanamente, acoso a la vida salvaje. Ese joven osezno está aterrorizado".

Es difícil adivinar cómo se siente un animal salvaje ante la presencia extraña de un dron. Como explica el estudio de Ditmer y sus compañeros, los osos no suelen exteriorizar su reacción a este tipo de amenazas, pero aunque visualmente no parezcan molestos, esos osos están muy estresados por la acción del dron.

Por ello, Jarrod Hodgson y Lian Pin Koh, de la Universidad de Adelaida, publicaron en 2016 una guía, también en 'Current Biology', sobre cómo utilizar un dron para filmar fauna salvaje minimizando la perturbación: "El código fomenta el uso de equipos que minimizan el estímulo a la vida silvestre", explicaban sus autores en un artículo de 'The Conversation'. "Se aconseja que las prácticas de vuelo tengan una perturbación mínima, por ejemplo evitando trayectorias de aproximación amenazantes o movimientos de vuelo esporádicos", algo que claramente no se siguió en el caso del osezno ruso.

 

Publicaciones

Suscripción boletines

Asociación Española de Historia de la Veterinaria.

Contacto

C/ Maestro Ripoll, 8
28006 Madrid
secretariaaehv@gmail.com

Compártelo en...

ShareShareShareShareShareShare

Desing:factorcreativo.com