Noticias

El VIR y su circunstancia

13/01/2020 El correo gallego
ShareShareShareShare

CLICK PARA IR A ELCORREOGALLEGO.ES

Un año más se ha esfumado la posibilidad de que los veterinarios accedan a la formación especializada como Veterinarios internos residentes (VIR) en nuestro Sistema Nacional de Salud, a la par con médicos, farmacéuticos, enfermeros, biólogos, etc.

Resulta anormal porque la medicina veterinaria, en un mundo en el que existen más de trescientas zoonosis, enfermedades compartidas por el hombre y los animales, tiene todo el derecho del mundo a estar ahí. Más aun desde que ha hecho fortuna el concepto "un mundo, una salud" en la OMS y otros organismos internacionales.

La Veterinaria es una ciencia que, profesionalmente, está perseguida por el mal fario. Durante décadas sufrió el intrusismo de curanderos, sanadores, herradores, albéitares, y aficionados. Tuvo conflictos de competencias con Ingenieros agrónomos, Peritos agrícolas, y con el Arma de caballería; y en España tardó su integración en las Universidades, hasta 1943. Las conveniencias políticas, en no pocos casos, mantienen las Facultades de Veterinaria en localidades distintas que las de Medicina, Farmacia etc. perdiéndose capacidad sinérgica como sería la experimentación farmacológica, parasitológica, bromatológica, o la cirugía experimental que tan útil podría ser en la formación de cirujanos.

En la Historia de la Ciencia, personalidades veterinarias han jugado un papel fundamental en el desarrollo de la salud humana en muchos campos. Guerin, veterinario, colaboró con el médico Calmette en la BCG, vacuna antituberculosa aún en uso, cuyas siglas significan Bacilo de Calmette y Guerin. Gaston Ramon tuvo un papel determinante en la sueroterapia antidiftérica y antitetánica, salvando miles de vidas. En Galicia Rof Codina y Marcelino Ramírez hicieron una labor decisiva en la formación en salud pública de las capas populares en el seno de las actividades de la Cátedra ambulante del Consejo Provincial de Fomento, mientras Cruz Gallástegui, mejoraba las plantas de maíz y las razas de cerdos con evidentes ventajas para la economía y el bienestar humanos.

Un amigo mío veterinario y académico dice que los médicos son ellos y que nosotros, los médicos, somos sólo especialistas en un tipo de antropoide y, quizás, no le falte razón. Bromas aparte, nada bueno se obtiene de la postergación de los veterinarios en la formación especializada en salud pública, laboratorios, bromatología, parasitología, enfermedades infecciosas, zoonosis, etc., campos en los que, por su excelente preparación pueden y deben ocupar un lugar destacado porque se lo han ganado a lo largo de la historia.

Publicaciones

Suscripción boletines

Asociación Española de Historia de la Veterinaria.

Contacto

C/ Maestro Ripoll, 8
28006 Madrid
secretariaaehv@gmail.com

Compártelo en...

ShareShareShareShareShareShare

Desing:factorcreativo.com