Noticias

El despertar del oso del Pirineo: primeras imágenes de la temporada

09/04/2018Pirineos La Vanguardia
ShareShareShareShare

Hembra de oso pardo captada a finales de marzo en el Parque Natural del Alt Pirineu (DTS / PirosLife)

CLICK PARA IR A LA VANGUARDIA

Técnicos del equipo de seguimiento del proyecto PirosLife de reintroducción del oso pardo en el Pirineo ha captado las primeras imágenes de esta temporada de ejemplares en el exterior de la cueva, que confirman el final de la etapa de hibernación en la población de esta especie en el Pirineo central

Las fotografías y vídeos difundidas por el departamento de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya muestran una hembra y sus cachorros de segundo año en la zona del Parque Natural del Alt Pirineu.

A finales de marzo, técnicos del proyecto PirosLife pesentaron en balance provisional de la pasada temporada de cría en los osos de la zona central del Pirineo, en la que se han observado siete nuevas crías.

Oseznos captados con una cámara de visión nocturna en el Parque Natural del Alt Pirineu en marzo de 2018

Oseznos captados con una cámara de visión nocturna en el Parque Natural del Alt Pirineu en marzo de 2018 (DTS / PirosLife)

La población de osos en el Pirineo ha ido creciendo en los últimos años desde los 31 ejemplares conocidos en 2014 a los 43 registrados en 2017 entre Catalunya, Aragón, Navarra y Francia.

El grueso de la población de oso pardo en el Pirineo se localiza en la zona central, con un total de 41 ejemplares distribuidos en una superficie de unos 4.000 km² (Pirineo de Lleida y la Vall d’Aran; Alta Garona y Ariège). Los otros dos ejemplares se han localizado en los Pirineos Atlánticos, aunque también se han acercado a los Pirineos centrales (más información en La Vanguardia Natural ).

A diferencia de otros mamíferos, como lirones o marmotas, la hibernación de los osos es poco profunda. Así, reducen el ritmo respiratorio y los latidos del corazón, pero despiertan varias veces durante esta etapa, que coincide con el inicio del frío, la nieve y la escasez de alimento, entre finales de noviembre y finales de marzo normalmente.

Para superar este periodo, durante el año, los osos acumulan grasa para contar con reservas suficientes que les garanticen la supervivencia. Los animales de esta especie presente el el Pirineo se recluyen en cuevas situadas en zonas aisladas de la actividad humana e inaccesibles, y pierden cerca de un tercio de su peso durante este largo período invernal.

Las cámaras automáticas permiten observar los movimientos de los osos tas la hibernación

Las cámaras automáticas permiten observar los movimientos de los osos tas la hibernación (DTS / PirosLife)

 Las hembras con cachorros, las últimas en salir

Los técnicos y biólogos de PirosLife recuerdan que con la subida de temperaturas, normalmente hacia el mes de marzo, se empiezan a observar las primeras evidencias del despertar de estos animales.

Llos primeros al salir de las cueva de refugio son los machos adultos, seguidos de las hembras adultas. Después despiertan machos y hembras subadultos, y por último las hembras con cachorros, según recuerdan los expertos de este proyecto de reintroducción de la especie.

Las hembras que tienen cachorros de segundo año salen antes, por lo que las osas que han tenido cachorros dentro de la cueva (de primer año) son las últimas en salir del refugio.

Las observaciones indican que en este caso se trata de las hembras que comienzan a hibernar ya preñadas, que dan a luz a finales de enero, y salen con los cachorros a partir de abril. Además, los miembros de estas nuevas familias no suelen moverse de la zona de hibernación hasta que los pequeños ya pueden hacer largas caminatas. JEC

Publicaciones

Suscripción boletines

Asociación Española de Historia de la Veterinaria.

Contacto

C/ Maestro Ripoll, 8
28006 Madrid
secretariaaehv@gmail.com

Compártelo en...

ShareShareShareShareShareShare

Desing:factorcreativo.com